RESUMEN DE LA OBRA LITERARIA "LA OLLA
- Plauto -
Argumento de "La Olla", libro de Plauto.
Euclión es un viejo avaro angustiado ante la posibilidad de que le roben una olla llena de monedas de oro que ha encontrado. Vive en la miseria con su hija Fedria.

Mientras tanto, Eunomía, hermana de Megadoro, viejo solterón, pretende casarlo.

Éste dice que, dispuesto a complacerla, prefiere una joven sin dote, pero virtuosa.

Pide la hija de Euclión en matrimonio y éste se la promete, aunque está convencido de que su futuro yerno está enterado del hallazgo del tesoro.

Cuando Euclión comunica la boda a su sierva Estáfila, ésta se alarma, pensando que se va a descubrir que la novia está a punto de dar a luz.

Se conciertan las nupcias para ese mismo día y el pobre avaro, ante la avalancha de criados, la ollacocineros y músicos con que Megadoro le ha llenado la casa para el banquete nupcial, se dirige al templo de Buena Fe a enterrar la olla.

Pero Estróbilo, esclavo de Licónides, lo ha descubierto y acaba sustrayéndole la olla con el dinero.

Licónides cuenta a Eunomía, su madre, el amor que siente por la hija de Euclión y la situación embarazosa en que la ha puesto; después le ruega que convenza a Megadoro para que éste le ceda como esposa a la joven.

Se oyen los gritos de Fedria, que sufre los dolores del parto. Aparece con la olla el esclavo de Licónides, feliz por el hallazgo del tesoro. Euclión, en cambio, está al borde de la locura por su pérdida.

Licónides oyeses lamentos y los interpreta como expresión de disgusto por el alumbramiento de su hija.

Entablan ambos un diálogo lleno de malentendidos, ya que Euclión habla de su olla y Licónides de Fedria.

Al final todo se aclara y Euclión concede su hija en matrimonio a Licónides, con el consentimiento de su pretendiente Megadoro, que además hace que el esclavo devuelva la olla a su legítimo dueño.   

Acceso



Poemas aleatorios

Dios - Antonio Plaza
Espíritu de fuego sagrado y rutilante,
tu voz la voz domina de ronca tempestad,
y soles mil coronan tu frente de gigante,
y brilla en tu mirada exscelsa majestad.
El Día - Jaime Sabines
Amanecí sin ella.
Apenas si se mueve.
Recuerda.

Duerme - Jorge Isaacs
—escúchame..., despierta—.
Cuando haciendo cojín de su regazo,
soñándome besarla, me dormía.

Aventura - Arthur Rimbaud
I
Con diecisiete años, no puedes ser formal.
-¡Una tarde, te asqueas de jarra y limonada,
de los cafés ruidosos con lustros deslumbrantes!
Habra Poesia - Gustavo Adolfo Becquer
No digáis que, agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas; pero siempre
habrá poesía.
Todo Mi Afecto Puse En Una Ingrata - Mariano Melgar
Todo mi afecto puse en una ingrata,
Y ella inconstante me llegó a olvidar.
Si así, si así se trata
Un afecto sincero,
DiarioInca.org
© 2007 - 2015
hecho en Peru