RESUMEN DE LA OBRA LITERARIA "WARMA KUYAY
- Jose Maria Arguedas -
Argumento de "Warma Kuyay", cuento de Jose Maria Arguedas.
Warma Kuyay acontece en la hacienda Viseca, donde Arguedas vivió cuando era niño.  Viseca es una quebrada angosta y honda.  El caserón de la hacienda está junto al río que en las noches suena fuerte.

Junto al caserío hay una cascada; entre las piedras el agua se vuelve blanca y suena fuerte.  En las noches, cuando todo estaba callado, esa cascada levantaba su sonido y parecía cantar. 

Ernesto es un niño enamorado de la Justina, una niña que está enamorada de Kutu, y esto molesta la muchacho, quien la ve bailar en un patio del caserío de la hacienda de don Froylán sintiendo que su corazón tiembla cuando ella se ríe y, llora cuando sus ojos miran al Kutu.  Los cholos se habían parado en círculo y Justina cantaba en el centro de él. 

El charanguero daba vueltas alrededor del círculo dando ánimos; gritando como potro enamorado.  En esos instantes apareció don Froylán y los largó a todos para que se vayan a dormir. 

RESUMNE WARMA KUYAY - Jose Maria ArguedasEl niño Ernesto y Kutu, vivían en la misma casa que pertenecía don Froylán.  Una noche, Kutu le dijo a Ernesto que don Froylán había abusado de la Justina cuando ésta fue a bañarse con los niños; Ernesto no podía creerlo y se puso a llorar abrazado al cholo. 

El Kutu, que era un indio fornido, lo levantó como quien alza un becerro y lo echó sobre su cama diciéndole que la Justina tenía corazón para él, pero que ella sentía miedo porque él era un muchacho todavía. 

Ernesto sentía luna rabia irrefrenable por lo que había hecho don Froylán, llegando a decirle a Kutu que cuando fuera grande lo mataría. 

Era tanta su sed de venganza que incitó a Kutu para que matara a don Froylán, con su honda, como si fuera un puma ladrón.  Ante la negativa del indio, Ernesto lo acusó de cobarde y le dijo que se largara porque en Viseca ya no servía. 

Dos semanas después, Kutu pidió licencia y se fue.  La tía de Ernesto lloró por él; como si hubiera perdido a su hijo.  Ernesto se quedó junto a don Froylán, pero cerca de Justina; de su Justinacha ingrata.  Ya no fue desgraciado. 

A la orilla de ese río espumoso, oyendo el canto de las torcazas, vivía sin esperanzas, pero ella estaba abajo el mismo cielo que él, en esa misma quebrada que fue su nido, contemplando sus ojos negros, oyendo su risa, mirando sus pestañas largas, su boca que llamaba al amor y que no lo dejaba dormir. 

La mirada desde lejos; era casi feliz porque su amor por Justina era un “Warma Kuyay” (amor de niño) y no creía tener derecho todavía sobre ella; sabía que tenía que ser de otro, de un hombre grande que empuñara ya el zurriago, el mismo látigo con que Kutu masacraba los becerros más finos y delicados de don Froylán, como queriendo así, lavar el honor de la Justina. 

Ernesto vivió alegre en esa quebrada verde y llena del calor amoroso del sol, hasta que un día hubo de abandonar aquella tierra que amaba tanto y que era su ambiente, para vivir pálido y amargado, como una animal de los llanos fríos, llevado a la orilla del mar, sobre los arenales candentes y extraños.


DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru