Poemas de Luis de Gongora


De la brevedad engañosa de la vida
Menos solicitó veloz saeta
destinada señal, que mordió aguda;
agonal carro por la arena muda
no coronó con más silencio meta,

De un caminante enfermo que se enamoro donde fue hospedado
Descaminado, enfermo, peregrino,
en tenebrosa noche, con pie incierto
la confusión pisando del desierto,
voces en vano dio, pasos sin tino.

En el caudaloso rio
En el caudaloso río
donde el muro de mi patria
se mira la gran corona
y el antiguo pie se lava,

Erase una vieja
Érase una vieja
de gloriosa fama,
amiga de niñas,
de niñas que labran.

La mas bella niña
La más bella niña
de nuestro lugar,
hoy viuda y sola
y ayer por casar,

Lloraba la niña
Lloraba la niña
(Y tenía razón)
La prolija ausencia
De su ingrato amor.

Mientras por competir con tu cabello
Mientras por competir con tu cabello,
oro bruñido al sol relumbra en vano;
mientras con menosprecio en medio el llano
mira tu blanca frente el lilio bello;

Suspiros tristes
Suspiros tristes, lágrimas cansadas,
Que lanza el corazón, los ojos llueven,
Los troncos bañan y las ramas mueven
De estas plantas, a Alcides consagradas;



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru