Poemas de Jose Zorrilla


A blanca
¡Oh! Que me place, Blanca,
Cerca de mí tenerte,
Cuando la noche turban
Nuestros brindis alegres.

A mi mujer
¿Qué sin ti fuera de la vida mía
la enojosa y larguísima carrera?
¿Sin ti, de mi pesar y mi alegría
compartidora siempre y compañera?

A una mujer
Ayer el alba amarilla,
Al anunciar la mañana,
Pintaba de tu ventana
El transparente cristal;

Cadena
I
Nace la rosa, y su botón despliega
Orlada en torno de punzante espina,
Y sobre el agua que los pies la riega,

El amor y el agua
El Amor.
-Pues en ti, fuente, se mira
Porque su beldad retrates,
Y los rayos de sus ojos

El dia sin sol
Hizo al hombre, de Dios la propia mano,
Que tanto para hacerle fue preciso,
Hízole de la tierra soberano,
Y le dió por palacio el Paraíso.

El reloj
Cuando en la noche sombría
Con la luna cenicienta,
De un alto reloj se cuenta
La voz que dobla a compás;

Justos por pecadores
Es Clara una hermosa niña
que en la faz muestra gentiles
de sus diez y siete abriles
los encantos a la vez.

La duda
Cuando al escribir en ellas
Contemplo tan lindas hojas,
Entre si llore o si cante
Estoy dudando, señora.

La orgia
La sombra nos cobija
Con su tapiz de duelo;
Cansado ya del cielo,
El sol se hundió en la mar.

Misterio
¡Ay! Aparta, falaz pensamiento,
Que eterno en el alma bulléndome estás,
Falsa luz que al impulso del viento,
En vez de guiarme perdiéndome vas.

Noche de invierno
Pintor: el viento se estrella
Bramando en esa ventana;
En pos de su airada huella
La lluvia y la noche van;

Pereza
¡Cuán descansadamente,
Lejos del vano mundo, se reposa
A la orilla de límpida corriente
O de un moral bajo la sombra hojosa!

Romance
La noche no tiene ruido,
En la sombra no hay color,
No hay en los viejos cuidado,
Las dueñas no tienen voz;

Tarde de otoño
Ya viene el revuelto otoño
Recogiendo frasco y flores;
Pasó el sol con sus calores,
Y alumbra al fin otro sol;

Triste canta el prisionero
Triste canta el prisionero
Encerrado en su prisión,
Y a sus lamentos responde
Su cadena en triste son.

Vanidad de la vida
Era un día de orgía y de locura,
De esos días de vértigo infernal
En que embriagados de falaz ventura,
Tras el placer volamos mundanal..

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter


DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru