Poemas de Angel Gonzalez



A mano amada
A mano amada,
Cuando la noche impone su costumbre de insomnio
Y convierte Cada minuto en el aniversario
De todos los sucesos de una vida;

Alga quisiera ser, alga enredada
Alga quisiera ser, alga enredada,
En lo más suave de tu pantorrilla.
Soplo de brisa contra tu mejilla.
Arena leve bajo tu pisada.

Bosque
Cruzas por el crepúsculo.
El aire
Tienes que separarlo casi con las manos
De tan denso, de tan impenetrable.

Canción de amiga
Nadie recuerda un invierno tan frío como este.
Las calles de la ciudad son láminas de hielo.

Las ramas de los árboles están envueltas en fundas de hielo.

Carta sin despedida
A veces,
Mi egoísmo
Me llena de maldad,


Cómo seré
¿Cómo seré yo
Cuando no sea yo?

Cuando el tiempo

Cumpleaños
Yo lo noto: cómo me voy volviendo
Menos cierto, confuso,
Disolviéndome en aire
Cotidiano, burdo

El derrotado
Atrás quedaron los escombros:
Humeantes pedazos de tu casa,
Veranos incendiados, sangre seca
Sobre la que se ceba -último buitre-

El día se ha ido
Ahora andará por otras tierras,
Llevando lejos luces y esperanzas,
Aventando bandadas de pájaros remotos,
Y rumores, y voces, y campanas,

Elegía pura
Aquí no pasa nada,
Salvo el tiempo:
Irrepetible


En este instante
En este instante, breve y duro instante,
¡Cuántas bocas de amor están unidas,
Cuántas vidas se cuelgan de otras vidas
Exhaustas en su entrega palpitante!

En ti me quedo
De vuelta de una gloria inexistente,
Después de haber avanzado un paso hacia ella,
Retrocedo a velocidad indecible,
Alegre casi como quien dobla la esquina de la

Epílogo
Me arrepiento de tanta inútil queja,
De tanta Tentación improcedente.

Son las reglas del juego inapelables

Esperanza
Esperanza,
Araña negra del atardecer.

Tú paras

La vida en juego
Donde pongo la vida pongo el fuego
De mi pasión volcada y sin salida.

Donde tengo el amor, toco la herida.

Mientras tú existas
Mientras tú existas,
Mientras mi mirada
Te busque más allá de las colinas,


Porvenir
Te llaman porvenir
Porque no vienes nunca.

Te llaman porvenir,

Quédate quieto
Deja para mañana
Lo que podrías haber hecho hoy
(Y comenzaste ayer sin saber cómo).


Quise
Quise mirar el mundo con tus ojos
Ilusionados, nuevos,
Verdes en su fondo
Como la primavera.

Siempre lo que quieras
Cuando tengas dinero regálame un anillo,
Cuando no tengas nada dame una esquina de tu boca,
Cuando no sepas qué hacer vente conmigo
Pero luego no digas que no sabes lo que haces.



DiarioInca.com
© 2007 - 2017
Hecho en Peru